Thermomix - recetas de cocina ... ...

Té para colon irritable y dieta FODMAP

Té para colon irritable y dieta FODMAP

Té para colon irritable y dieta FODMAP

Té para colon irritable y dieta FODMAP.  El colon irritable, cuyo nombre correcto es el Síndrome del Intestino Irritable (SII), es una enfermedad que tiene una incidencia muy diferente según el país. En los países industrializados, como España, se considera una de las causas principales el estrés, por lo tanto tiene un origen psicosomático.

El cerebro y el intestino están muy relacionados. El estado de ánimo de una persona influye directamente en las secreciones intestinales. Cuando se pasa miedo, enfados, disgustos, ansiedad,… se segrega bilis. La bilis tiene la función de digerir las grasas en el intestino, pero es muy laxante. Por lo tanto, si una situación personal provoca que se libere bilis en el intestino, cuando no se está realizando la digestión, es muy probable que desemboque en una diarrea.

El perfil de las personas que sufren colon irritable ha cambiado un poco. Inicialmente se veía sobretodo en mujeres de mediana edad, muy trabajadores, responsables, con un nivel elevado de autoexigencia y un carácter controlador. Actualmente esta enfermedad también afecta a personas jóvenes, y hasta a niños.

El colon irritable es una enfermedad crónica (aunque puede ser momentánea en algunos casos) que se manifiesta con dolor y distensión abdominal. Además también produce trastornos en el tránsito como diarrea, estreñimiento o ambas cosas alternadas. El SII se caracteriza por dolor o molestia abdominal y alteración en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones (que van desde la diarrea al estreñimiento). Acompañado frecuentemente de hinchazón, gases y distensión abdominal.

El diagnóstico del Síndrome del Intestino Irritable no es fácil. Por eso, el médico especialista a la hora de diagnosticarlo suele seguir el criterio de Roma III que indica que el dolor abdominal debe reaparecer al menos 3 días al mes durante los últimos 3 meses, además de dos o más de los siguientes signos:

  • Mejora de los síntomas tras la evacuación.
  • Aparición de los síntomas tras un cambio en la frecuencia de las heces.
  • Más síntomas según cambios en la forma o en la apariencia de las heces.

El colon irritable, al igual que otras enfermedades intestinales como el Crohn y la Colitis Ulcerosa, presenta muchas intolerancias personales. No se deben confundir estas intolerancias provocadas por la enfermedad con las alergias alimentarias.

Los alimentos que más frecuentemente provocan intolerancia y que, por lo tanto, se recomienda evitar desde un principio son los cítricos, la cebolla, el chocolate, los huevos, el gluten (presente en la mayoría de cereales como el trigo, la cebada, el centeno y el triticale), la cafeína (presente en café, té y chocolate), el alcohol. Mención aparte merece la avena ya que es un cereal que, a pesar de no tener gluten, puede causar malestar intestinal en algunos pacientes debido a las prolaminas (unas proteínas cuya estructura de péptidos es muy similar al del gluten).

La dieta FODMAP se desarrolló por investigadores de la Universidad de Monash en Australia. FODMAP es la suma de las iniciales de las palabras en inglés que en castellano son Oligosacáridos, Disacáridos y Monosacáridos Fermentables y Polioles. Todos ellos hidratos de carbono de cadena corta.

Así pues, la dieta FODMAP es una dieta baja o sin fructosa, lactosa, fructanos, galactanos y polioles. Presentes en los siguientes alimentos:

  • Frutas: como manzana y pera.
  • Verduras: como cebolla, espárrago y ajo.
  • Legumbres: como guisante, soja y lentejas.
  • Cereales: trigo y derivados, centeno y cebada.
  • Frutos secos.
  • Lácteos: como leche, quesos, helados y yogur. Valorar tolerancia.
  • Edulcorantes artificiales: productos que contienen sorbitol (E420), manitol (E421), isomalt (E953), maltitol (E965) y xilitol (E967), etc. 

Una de las bebidas más indicadas para el tratamiento del colón irritable es el té (sin cafeína), así como las infusiones de salvia, semillas de hinojo, infusiones de anís e infusiones de menta.

En éste caso, vamos a hablar sobre las propiedades del té verde para colon irritable:

El  es la infusión de las hojas y brotes de la planta del té (Camellia sinensis). ​La popularidad de esta bebida es solamente sobrepasada por el agua. ​Su sabor es fresco, ligeramente amargo y astringente; este gusto es agradable para mucha gente.

Se argumenta que el consumo de té (especialmente verde) es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinos y polifenoles. ​Debido a sus catequinos, el té tiene propiedades anti-inflamatorias y neuroprotectoras; puede ayudar en la regulación del apetito y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la náusea, sirviendo también como calmante.​

El consumo del té verde está asociado con una disminución del riesgo de problemas de salud entre los adultos mayores tales como: infartos, deterioro cognitivo leve y osteoporosis.

El té contiene L-teanina sustancia relacionada con un estado mental calmado en humanos. Un estado similar al que se encuentra entre los practicantes de meditación.

El término «té herbal» se refiere comúnmente a infusiones de frutas o hierbas que no incluyen a la planta de té tales como el mate, la manzanilla y la tila entre otros. En este último caso se prefiere la denominación «tisana» para nombrarlas y evitar confusión con el auténtico té.

Beneficios positivos del té verde:

  • Efectos sobre marcadores antioxidantes y estrés oxidativo
  • Efectos en la diabetes
  • Efecto sobre la obesidad
  • Efectos antiinflamatorios
  • Posibles efectos en Parkinson
  • Efectos en Alzheimer
  • Efectos en metastasis de variso cánceres
  • Efectos en síndrome de intestino irritable
    • Aunque el té verde generalmente contiene cafeína y se sabe que es un irritante intestinal ya que aumenta el movimiento de los intestinos, lo que puede provocar diarrea, sin embargo, se sabe que el té verde en general proporciona propiedades antiinflamatorias, por lo que esto, en sí mismo, ayudaría con los síntomas del síndrome de intestino irritable.

      Como resultado, sería útil beber té verde sin cafeína y los beneficios aumentan aún más si se sirven calientes. La investigación histórica demuestra que el té caliente es más efectivo que el té frío.

 

ÚLTIMAS RECETAS

Si te gusta, da a compartir: