Delicia de galletas y nata

Ad Blocker Detected

Our website is made possible by displaying online advertisements to our visitors. Please consider supporting us by disabling your ad blocker.

SI TE GUSTA....DALE A COMPARTIR

Delicia de galletas y nata

Delicia de galletas y nata

Postres de Portugal de convento – galletas con nata y leche condensada

Serradura portuguesa receta.

Postres de Portugal de convento – galletas con nata y leche condensada.   Este dulce típico de Portugal, no es apto para los adictos a «contar calorías».

Es un postre delicioso, pero muy dulce y que llena bastante.

Es muy típico encontrarlo en la carta de postres de los restaurantes Portugueses, en portugués se llama «doce de bolacha».

Ingredientes para nuestro postre serradura:

Receta de serradura portuguesa:
  • 2 bricks de nata (de postre, no de cocinar)
  • 1 lata leche condensado
  • 5 hojas gelatina blanca
  • 4 cucharadas de leche
  • Galleta Maria triturada ( 2 paquetes ) (Unos segundos vel. 8 o 9) Depende de como nos guste más o menos trituradas las galletas.

Introducir en el vaso de nuestra Thermomix la mariposa y la nata (bién fría).    2 min/vel. 3  1/2.  Hay que vigilar por el bocal y tener cuidado de que no se pase a mantequilla.

Si tenemos problemas en este paso, podemos montar la nata con el batidor de varillas eléctrico de toda la vida, pues habiendo hecho la receta varias veces y de la mísma manera, unas veces sale bién y otras veces, la nata pasa a mantequilla.

Una vez tenemos la nata montada, añadir la leche condensada y mezclar 30 seg/vel. 3.

Remojar las hojas de gelatina en agua fría.  En un cazo, y en el fuego tradicional, echar la leche y calentarlo a fuego medio. Cuando la leche esté caliente, echar una a una las hojas de gelatina (escurridas) y remover y mezclar, hasta que queden totalmente integradas con la leche.

Apagar el fuego y dejar reposar unos minutos.

Añadir al preparado que tenemos dentro de la Thermomix, y mezclar unos segundos vel. 2  1/2.

En una taza grande ( o varias pequeñas individuales), cubrir el fondo con una capa de galletas trituradas, otra del preparado que hemos hecho, y otra con galleta.

Aquí podemos poner más o menos capas, depende del grosor que lo queramos.

Lo llevamos a la nevera de un día para otro.

Se come muy frío.

Receta de serradura portuguesa.

Delicia de galletas y nata

Otras recetas que te pueden interesar:

toblerone carrefour

potitos

chocolate

tarta

pastel de queso

 

[otw_is sidebar=otw-sidebar-3]

Postres portugueses

La repostería portuguesa es conocida por su rica tradición y una variedad de postres que cautivan los paladares con sabores auténticos y texturas deliciosas. En este artículo, exploraremos algunos de los postres más emblemáticos de Portugal que han conquistado el corazón de los amantes de lo dulce en todo el mundo.

  1. Pastel de Nata: El Pastel de Nata es posiblemente el postre portugués más famoso. Estos pequeños pasteles de hojaldre rellenos de crema de huevo caramelizada y espolvoreados con canela son una delicia irresistible. Originarios de Lisboa, los Pastéis de Nata son el epítome de la pastelería portuguesa y se disfrutan mejor cuando están frescos y aún tibios.
  2. Bolo de Arroz: El Bolo de Arroz es un bizcocho tradicional portugués que incorpora harina de arroz, lo que le confiere una textura única y esponjosa. A menudo aromatizado con limón y canela, este pastel es simple pero delicioso, perfecto para acompañar una taza de café o té.
  3. Queijadas: Las Queijadas son pequeñas tartas originarias de la región de Sintra. Están hechas con una mezcla de queso, azúcar, huevos y canela, todo envuelto en una masa crujiente. La combinación de sabores crea un postre deliciosamente dulce con un toque de especias.
  4. Travesseiro: Originario de Sintra, el Travesseiro es un pastel relleno de almendras y azúcar. La masa hojaldrada se pliega y se hornea hasta obtener capas finas y crujientes. Este postre es una delicia para aquellos que disfrutan de sabores almendrados y texturas escamosas.
  5. Dobos Torte: Aunque de origen húngaro, el Dobos Torte se ha integrado en la repostería portuguesa. Es un pastel de capas con relleno de crema de mantequilla y una cobertura de caramelo crocante. Aunque más elaborado que otros postres portugueses, el Dobos Torte es una delicia que vale la pena probar.

Maravilla de galletas

¡La repostería portuguesa es un festín de sabores que despiertan los sentidos y transportan a los amantes de lo dulce a un viaje culinario inolvidable! Desde los icónicos Pastéis de Nata hasta los exquisitos Queijadas, cada bocado es una celebración de la tradición y la maestría en la creación de postres.

Los Pastéis de Nata, con su crujiente hojaldre y su cremosa crema de huevo, son un símbolo de la pastelería portuguesa. Su popularidad se ha extendido más allá de las fronteras, convirtiéndolos en un imprescindible en cualquier lista de postres destacados.

Pero la diversidad de la repostería portuguesa va más allá. Desde los aromáticos Bolos de Arroz hasta las Queijadas, cada postre cuenta una historia única de sabores locales y técnicas de horneado transmitidas de generación en generación. Así que, la próxima vez que desees explorar el mundo de los postres, sumérgete en la deliciosa tradición que Portugal tiene para ofrecer. ¡Bom apetite!

Maravilla de galletas

La mayoría de los postres portugueses tienen su origen en los conventos religiosos

En efecto, la conexión entre los postres portugueses y los conventos religiosos es profunda y tiene sus raíces en la rica historia del país. Durante los siglos XV y XVI, muchos postres icónicos de Portugal fueron creados por monjas en los conventos, utilizando ingredientes locales y recetas transmitidas de generación en generación.

La tradición de la repostería conventual portuguesa es una manifestación culinaria de la habilidad y creatividad de estas mujeres religiosas.

Un ejemplo destacado es el Pastel de Nata, originado en el Convento de los Jerónimos en Belém, Lisboa. La receta secreta fue vendida a una pastelería cercana cuando los conventos fueron cerrados en el siglo XIX. Desde entonces, los Pastéis de Nata se han convertido en un emblema de la pastelería portuguesa y un placer reconocido en todo el mundo.

Las Queijadas también tienen sus orígenes en la repostería conventual. Estas tartas de queso, nacidas en conventos de Sintra, reflejan la habilidad de las monjas para crear delicias que combinan ingredientes simples de manera sublime.

Además, el Bolo de Arroz, con su textura distintiva, se remonta a las recetas tradicionales de los conventos. La adición de harina de arroz no solo le da su esponjosidad característica, sino que también refleja la creatividad y la adaptabilidad de las monjas en la cocina.

Maravilla de galletas


SI TE GUSTA....DALE A COMPARTIR
Buy website traffic cheap