Thermomix - recetas de cocina ... ...

Tarta de queso al horno

Tarta de queso al horno

Tarta de queso al horno

Esta tarta de queso al horno es ideal para meriendas, un dulce postre o para lo que queramos. Son recetas fáciles de toda la vida, que se hacen muy rápido.

El pastel de queso o tarta de queso, es uno de los postres más comunes del mundo y, quizás, uno de los más antiguos que utilizan lácteos, diferentes de la leche.

Casi todos los pasteles de queso modernos en los Estados Unidos utilizan queso crema; en Italia se utiliza requesón, mientras que en Alemania, los Países Bajos y Polonia se utiliza queso quark. Los pasteles de queso se hornean más fácilmente utilizando un molde desmontable a prueba de fugas,8​algunas recetas requieren cocción al baño María para distribuir más uniformemente el calor.

No sólo el tipo de queso afecta la textura y el sabor, sino la habilidad de incorporar otro tipo de ingredientes. Cuando el relleno de un pastel de queso es muy líquido (o aguado) no será tan estructuralmente firme y se desparramará sobre la mesa. Una forma de evitar esto es utilizar gelatina sin sabor o un poco de fécula de maíz batida con huevos.

Aunque básicamente la elaboración de la crema es común en muchas recetas, la diferencia está en la cobertura, ya que se puede cubrir con cualquier tipo de mermelada, tal como fresa, frambuesa, melocotón, etc.

Ingredientes:

  • 250 gr de queso de untar
  • 3 yogures ( 2 naturales y 1 de limón)
  • 3 huevos
  • 50 gr de harina
  • 150 gr de azúcar
  • Mantequilla y harina (para untar el molde)
  • Mermelada de fresa

Preparación:

Para esta tarta de queso al horno, empezamos untando un molde con mantequilla y pulverizando con un poco de harina.

Pre-calentamos el horno a 180º.

A continuación, en un recipiente, echamos los huevos, el queso de untar, los yogures, la harina, y el azúcar, y lo batimos muy bién con la batidora eléctrica.

Volcamos este preparado en el molde y lo metemos al horno durante unos 30 minutos.

Una vez finalizado el tiempo, lo sacamos, dejamos enfriar un poquito, vertemos la mermelada de fresa por encima, y lo metemos al frigorifico.   Lo ideal es comerlo al día siguiente.

La decoración es opcional y se puede decorar como y con lo que queramos.

 

ÚLTIMAS RECETAS

 

Guardar

Si te gusta, da a compartir: